encuentro con hermenegildo sábat

Andaba triste por Buenos Aires en un apartamento que había alquilado mi madre en Viamonte y Esmeralda. En esos días viviría algunas de las situaciones que terminaron en el cuento The Buenos Aires night (and day). Lo busqué en los teléfonos de Clarín y varias oficinistas, por optimismo o cansadas de mi insistencia, me aseguraron que llamaría. Al otro día se comunicó con mi madre porque yo no estaba. Acordamos una entrevista en su oficina del periódico. Hablamos un buen rato de revistas de cine en las que había colaborado. Era el año 2008 y por ese entonces comenzaron los problemas con los Kirchner. Hace poco dibujó a Cristina con un ojo morado y fue tildado de machista, olvidando que la caricatura hacía referencia a la investidura presidencial y el marco político de la Argentina. En su libro Adioses tardíos Sábat escribió el artículo “Dame una luca, papá” sobre el músico Hernán Oliva. Allí, acompañaba la amargura de la nota con una foto que mostraba a las claras la desdicha del violinista argentino. A partir de ahí empecé a maquinar la idea de hacer un libro de cuentos acompañados de fotos. Mi entusiasmo me llevó a una tarea arbitraria. Durante tres o cuatro años di un taller de fotografía para adolescentes casi interesados en el tema y aprovechaba la ocasión para leerles el cuento con foto sobre el músico. Nunca tuve demasiada receptividad, y mi libro todavía espera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario