paseos de trabajo.


había esperado horas para fotografiar una mesa de té algo mediocre. cuando los vi los reconocí enseguida. hoy, nicolás leos abandonó la presidencia de la conmebol por fraudes pasados. asumió en su lugar el petiso figueredo. ambos sobrepasan los ochenta años. odio el discurso que asegura que el deporte es salud. basta ver algunos métodos miliqueros en la práctica de varias disciplinas olímpicas. capaz que por eso los yankees y los comunachos son los grandes animadores. pero el mundo está lleno de subjetividades. la doméstica de leos, encargada de cuidar a sus ñetos, me confesó con sinceridad que su jefe y el petiso eran ídolos en sus respectivos países. "la gente los adora porque son gente buena", largó al pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario