torrentes nacionales


tenía ganas de escribir sobre un intelectual uruguayo repleto de vanidad, otro presumido que recorrió, con su pelo desprolijo de pituco de izquierda, los pasillos de la cultura uruguaya. alguien que ya no me importa. fantasié con fundar una página de fb para denunciar la imbecilidad de los que me molestan, pero capaz que no vale la pena. por eso, prefiero congelar el momento exacto en que santiago segura bajó de un coche y constató la estupidez del pueblo uruguayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario