Presidentes de mi país

Cualquiera que haya viajado un poco puede corroborar el grado de aceptación que tiene Mujica en el exterior. Todos sabemos el carácter simbólico de un presidente que desprecia los bienes materiales y que fue guerrillero pero supo adaptarse a la democracia. Argentina y Brasil tienen dos mujeres presidentas, un gesto progre que no asegura nada: pensemos sino en Margaret Tatcher. Paraguay se animó a tener un ex cura con muchos hijos aunque lo destituyeron. Estados Unidos siguió estas corrientes y definió las elecciones demócratas (que en definitiva eran las nacionales) entre un candidato negro y una ex primera dama. Pero para Uruguay, a esta altura, una presidenta mujer parece quedarle corto (que me perdone Constanza). Lo que precisa nuestro país es un travesti negro como mandatario. Por eso, te pedimos que ubiques al travesti negro de tu barrio para que podamos candidatearlo y acrecentar nuestros gestos simbólicos. Por un país mejor. Para seguir siendo un poco más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada